A finales de noviembre del año 2017, agotada de pasar por muchos psicólogos

y tras una hospitalización por un diagnóstico de anorexia, conocí a Natalia. Recuerdo que me dijo ”tal vez estarás cansada, pero quiero que confíes en mí. Trabajaremos de una forma  diferente». Ese día llegue a mi sesión muy desarreglada, pero a través de cada sesión yo sanaba y mejoraba; la forma de trabajar de Natalia fue diferente a la de muchos profesionales y esto me ayudó mucho; tanto fue el avance que en diciembre del mismo año yo ya comía galletas navideñas y nucita🤤. Natalia me ayudó a entender que primero debía sanar emocionalmente, conocer mi cuerpo, mis hormonas y así fue como poco a poco salí de la anorexia. Todo con el tiempo en mi se empezó a regular y esto fue un gran avance. Me gustaba mucho ir a mis sesiones porque no eran como las típicas sesiones; al contrario, siempre había algo diferente. Mis padres buscaron ayuda por todos lados; acudí a muchos especialistas, pero el llegar a ella fue y será una de las mejores decisiones que mis padres y yo tomamos,  ya que después de unos años de estar con mi trastorno alimenticio, el avance que tuve con Natalia fue muy rápido. Hoy después de dos años, le doy gracias por haberme ayudado, de verdad sin su ayuda no sé en dónde estaría en estos momentos. Sinceramente para mí es la mejor psicóloga , es una gran profesional y una excelente persona. Gracias a su ayuda hoy puedo comer sin remordimiento y le quite el miedo ha muchos alimentos🤤 Hoy en día disfruto de los placeres de la vida. 

También puede gustarte...